Fue solo por unos cuantos segundos que este chico logró esquivar la muerte. Seguramente se quedó largo rato analizando la situación, que es merecedora al título de pesadilla.